Beijing está aumentando considerablemente las compras en los mercados extranjeros, en parte para encontrar una creciente demanda doméstica de crudo. Sin embargo, los resultados de estas transacciones no siempre demuestran cumplir con las expectativas