Somos una sociedad consumista, adquirimos para usar y desechar. Somos una sociedad ciega (o al menos preferimos aparentar serlo). Lo que no vemos no duele, y si no duele pues…a seguir consumiendo, comprando y acumulando! El origen de los productos y sus paraderos parecieran ser un tema totalmente ajeno a cada uno.