La iniciativa tiene por objetivo clasificar y catalogar los inmuebles en función a su requerimiento energético, del mismo modo que se realiza con los electrodomésticos y gasodomésticos.

El documento fue firmado por la Subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, Ing. Andrea Heins, el Director Provincial de Planificación y Coordinación de la secretaría de Energía de Santa Fe, Sebastián Lagorio, el Intendente de la ciudad de Mendoza, Rodolfo Suárez, el Intendente del municipio de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, y el Vicepresidente de la Empresa Mendocina de Energía (EMESA), Pablo Magistocchi. El encuentro contó, además, con la participación del subsecretario de Energía y Minería, Ing. Emilio Guiñazú.

Primera fase

En esta primera instancia piloto, se relevarán los datos de 200 viviendas. Para llevar a cabo esta tarea se capacitarán 40 profesionales del sector de la construcción que desarrollarán las capacidades técnicas necesarias para implementar la clasificación de las viviendas.

En este sentido, la Subsecretaria Heins señaló: “Nos alegra muchísimo que la provincia de Mendoza se sume a este iniciativa de nivel nacional de la cual la ciudad de Rosario ha sido pionera. Junto con el Ministerio de Energía de Mendoza y el municipio de la ciudad agradecemos y destacamos la generosidad y colaboración activa de la Provincia de Santa Fe en esta materia y en compartir las prácticas adquiridas en su experiencia. Este piloto es el primer paso para generar capacidades técnicas locales y para desarrollar y aplicar la normativa técnica que permitirá la ejecución de políticas públicas a nivel provincia y municipio”.

A partir de esta prueba piloto, se esperan obtener los siguientes resultados:

• Establecer los rangos de la etiqueta para la zona bioclimática número IV, que es la correspondiente a los municipios intervinientes.
• Generar capacidades locales para darle continuidad al proyecto.
• Generar el impulso para que los municipios y la provincia realicen la elaboración del marco regulatorio del etiquetado de viviendas.
• Lograr el compromiso de los municipios para la elaboración de políticas públicas en base a los resultados obtenidos.

La etiqueta de eficiencia energética en viviendas informará la cantidad de energía que requiere un inmueble para satisfacer las necesidades de calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria e iluminación. El método de cálculo se basa en la Norma IRAM 11900 v. 2017.

Fuente: Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética

0
Noticias
Sponsored by

Comentarios

*