Con el objetivo de que el aumento de la temperatura global no supere los 1,5 grados centígrados respecto de los niveles preindustriales, los países emitieron un comunicado, denominado "La Visión de Marrakesh", que busca abandonar el uso del carbón, el petróleo y el gas y sustituirlo por energías renovables.